• Noticias

Un nuevo informe revela un vínculo entre la enfermedad psoriásica y la salud mental


La enfermedad psoriásica es una enfermedad inflamatoria que afecta a la piel y las articulaciones. Las áreas de piel que pican y escamosas son quizás el síntoma más común. Pero la enfermedad psoriásica es mucho más profunda. Para muchos, uno de los desafíos más difíciles de vivir con la enfermedad psoriásica es su gran impacto en la salud mental. Hoy, IFPA, la organización mundial para personas que viven con la enfermedad psoriásica, publica un informe que explora la relación simbiótica entre la enfermedad psoriásica, la depresión y la ansiedad.
Gráfico cortesia: IFPA via PRNewwire

Estocolmo / PRNewswire. La enfermedad psoriásica es una enfermedad inflamatoria que afecta a la piel y las articulaciones. Las áreas de piel que pican y escamosas son quizás el síntoma más común. Pero la enfermedad psoriásica es mucho más profunda. Para muchos, uno de los desafíos más difíciles de vivir con la enfermedad psoriásica es su gran impacto en la salud mental. IFPA, la organización mundial para personas que viven con la enfermedad psoriásica, publica un informe que explora la relación simbiótica entre la enfermedad psoriásica, la depresión y la ansiedad.


Vivir con una enfermedad visible puede ser devastador. "Pasé por un brote a finales de 2015", dijo en un comunicado Reena Ruparelia, de Canadá. "Tenía las manos y los pies cubiertos de placas y grietas. Llevaba una envoltura de plástico y guantes para mantenerme hidratado. Un día en el trabajo me los quité, me miré las manos y sufrí un ataque de pánico. No podía creer lo mal que se había puesto. Cogí un taxi a casa y estuve de baja por incapacidad durante tres meses".


La experiencia de Reena no es única. De hecho, las últimas investigaciones muestran que más del 25% de las personas que viven con la enfermedad psoriásica muestran signos de depresión y hasta el 48% experimentan ansiedad, más que cualquier otra afección de la piel. Las tasas de discapacidad y suicidio también son más altas para las personas con enfermedad psoriásica. El impacto psicológico se reconoce cada vez más como una parte importante de la enfermedad.


Los mismos mediadores inflamatorios están implicados tanto en la enfermedad psoriásica como en la depresión. Como resultado, las personas que viven con la afección quedan atrapadas en un círculo vicioso: la enfermedad psoriásica provoca depresión y ansiedad y, a cambio, la depresión y la ansiedad provocan brotes de la enfermedad. El nuevo informe de IFPA titulado Inside Psoriatic Disease: Mental Health no sólo explora este vínculo, sino que también describe las mejores prácticas para romper el ciclo.


"Nadie en el campo de la medicina me ha dicho que mi depresión, ansiedad y psoriasis están relacionadas", comenta Iman en Omán. "La salud mental es un tema complejo que requiere la cooperación entre todas las partes interesadas".


Elisa Martini, autora principal del informe de IFPA, destaca en un comunicado de prensa la urgencia del cambio de política. "La relación entre la mala salud mental y la enfermedad psoriásica es innegable y debe tomarse en serio. El tratamiento eficaz de la enfermedad psoriásica y las intervenciones psicológicas oportunas son esenciales para brindar una atención adecuada. Los gobiernos deben asignar más recursos a los servicios de salud mental. Tanto la salud física como la salud mental son necesarios para el bienestar".