top of page
  • Noticias

La depresión y la mala salud mental afectan al corazón


Los adultos jóvenes que se sienten tristes o deprimidos tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares y tener problemas de salud cardíaca, según un nuevo estudio dirigido por investigadores de Johns Hopkins Medicine, que analizaron datos de más de medio millón de personas entre las edades de 18 y 49.   El estudio, publicado en la revista Journal of the American Heart Association, también halló que los adultos jóvenes que reportaron sentirse deprimidos o tener días de mala salud mental tenían índices más altos de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y factores de riesgo de enfermedad cardíaca en comparación con sus compañeros sin problemas de salud mental.
Crédito de foto: Storyblocks

Los adultos jóvenes que se sienten tristes o deprimidos tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares y tener problemas de salud cardíaca, según un nuevo estudio dirigido por investigadores de Johns Hopkins Medicine, que analizaron datos de más de medio millón de personas entre las edades de 18 y 49.


El estudio, publicado en la revista Journal of the American Heart Association, también halló que los adultos jóvenes que reportaron sentirse deprimidos o tener días de mala salud mental tenían índices más altos de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y factores de riesgo de enfermedad cardíaca en comparación con sus compañeros sin problemas de salud mental.


“Cuando estás estresado, ansioso o deprimido, puedes sentirte abrumado y tu ritmo cardíaca y presión arterial aumentan. También es común que sentirse deprimido pueda llevar a tomar malas decisiones de estilo de vida como fumar, beber alcohol, dormir menos y no estar físicamente activo - condiciones adversas que impactan negativamente en su corazón”, dice en un comunicado de prensa Garima Sharma, M.B.B.S., profesora asociada de medicina en Johns Hopkins. Medicina y autor principal del estudio.


Sharma y sus colegas analizaron datos de 593,616 adultos que participaron en el Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento, una encuesta autoinformada y representativa a nivel nacional realizada entre 2017 y 2020. La encuesta incluía preguntas sobre si alguna vez les habían dicho que tenían un trastorno depresivo, cuántos días experimentaron problemas de salud mental en el último mes (0 días, 1 a 13 días o 14 a 30 días), si habían sufrido un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular o dolor en el pecho, y si tenían factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares.


Factores de riesgos

Entre los factores de riesgo incluyen presión arterial alta, colesterol alto, sobrepeso/obesidad, tabaquismo, diabetes y actividad física y dieta deficientes. Se consideró que las personas que tenían dos o más de estos factores de riesgo tenían una salud cardiovascular subóptima.


Uno de cada cinco adultos informó tener depresión o sentirse deprimido con frecuencia, y el estudio señaló que podría haber habido tasas más altas durante el último año del estudio, que fue el primer año de la pandemia de COVID-19. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, el porcentaje de adultos estadounidenses que experimentaron depresión o ansiedad aumentó del 36,4% al 41,5% durante el primer año de la pandemia, con el pico más alto entre las personas de 18 a 29 años.


El estudio reveló que, en general, aquellos que reportaron sentirse deprimidos durante varios días tenían un vínculo más fuerte con las enfermedades cardiovasculares y la mala salud del corazón. En comparación con las personas que no informaron días de mala salud mental en los últimos 30 días, los participantes que informaron hasta 13 días de mala salud mental tenían 1,5 veces más probabilidades de enfermedades cardiovasculares, mientras que aquellos con 14 o más días de mala salud mental tenían el doble de probabilidades. Las asociaciones entre la mala salud mental y las enfermedades cardiovasculares no difirieron significativamente por género o estatus urbano/rural.


“La relación entre la depresión y las enfermedades del corazón es una calle de doble sentido. La depresión aumenta el riesgo de problemas cardíacos, y las personas con enfermedades cardíacas experimentan depresión”, dice en un comunicado de prensa Yaa Adoma Kwapong, doctora en Medicina y Máster en Salud Pública, investigadora postdoctoral del Centro Ciccarone Johns Hopkins para la Prevención de las Enfermedades Cardiovasculares y autora principal del estudio. "Nuestro estudio sugiere que debemos priorizar la salud mental entre los adultos jóvenes y tal vez aumentar la detección y el control de enfermedades cardíacas en personas con problemas de salud mental y viceversa para mejorar la salud cardíaca en general".


Kwapong dice que este nuevo estudio solo proporciona una instantánea de la salud cardiovascular entre los jóvenes con depresión, y que es necesario que nuevos estudios analicen cómo la depresión afecta la salud cardiovascular con el tiempo.






Suscríbete a nuestro boletín

LaAlcancia.com
WhatsApp Channel
¡Siguenos!
WhatsApp Channel
bottom of page